domingo, 11 de junio de 2017

Mundo cinéfilo (70): 'La chica del tren', 'Don't hang up', 'I don't feel at home in this world anymore', 'Incarnate', 'Before I fall'

Y ahora sí, sí que sí, toca hablar de cine. Una entrada que hubiera querido hacer antes de terminar junio, pero muchos sabéis que justo por esas fechas fue la Blogger Lit Con y, directamente, me ausenté de mis quehaceres para con el blog. Así que nada: hablemos de películas.


El libro de Paula Hawkins me gustó, pero tampoco me pareció la maravilla editorial que nos quisieron vender. Jugó bastante bien con mis dudas, pero una vez averiguado el porqué del crimen, me supo a poco. No obstante, esperé con paciencia la adaptación de La chica del tren (The girl on the train, 2016), protagonizada por una Emily Blunt muy sublime pero que físicamente no casaba nada con la Rachel gorda y fracasada de la novela.
Narrativamente es bastante fiel a la novela, se separan bien las tres voces y los flashbacks son muy enriquecedores; consigue situarte correctamente con las relaciones y el lugar. Visualmente consigue captar la angustia de Rachel mientras asistimos a su particular descenso a los infiernos al mismo tiempo que su mente separa con mucho dolor la realidad de la ficción. No obstante, tras finalizarla, me ha dejado con la sensación de que la película parece tirar más al apartado dramático y no se respira tanto el suspense y la paranoia de la protagonista por si ha sido ella la asesina. No, parece que quieren que estemos más pendientes del sufrimiento por no ser madre y el asesinato, un segundo plano que nutre y ameniza la historia. Realmente, en algunas ocasiones sientes que no estás ante un asesinato sino ante el soliloquio constante de una enferma sobre su pasado.



Yo, que soy tan de observar detalles en cada fotograma, busco constantemente que me sorprendan o, al menos, que una cinta me dé buenas vibraciones y me haga recordarla tiempo después, tanto por su innovadora historia como por una narración bien llevada. Es el caso de Don't hang up (2016), apuesta totalmente a ciegas y realmente me parece perfecta para una tarde amena sin demasiadas pretensiones. Con una premisa que quizá pueda recordar a Scream si sois de la vieja escuela, tenéis un thriller con tintes de terror la mar de adictiva. Personajes bien planteados que se desarrollan como cabe esperar ante el problema que se les plantea, tensión bien intensa y dosificada para que no decaiga y un buen desenlace; eso sí, quizá un tanto previsible si eres habitual de este tipo de historias, pero sigue siendo una buena apuesta.



No dudéis en ver I don't feel at home in this world anymore (2017) si tenéis Netflix o, si, simplemente, se os da la oportunidad de degustar semejante joyita.
Defino esta cinta como una comedia negra negrísima con un toque de thriller que a ratos te hace desternillarte de la risa y otras maldecir la especie humana. Personajes atípicos, una trama que busca rizar el rizo constantemente, y un final más que amargo. Pero lo mejor, sin duda, es Elijah Wood, a quien llevaba un tiempo sin admirar en la pantalla, ahora encarnando un genio antisocial a caballo entre un antihéroe y tu peor vecino que se le da de fábula. No os va a dejar indiferente.



No puede faltar una recomendación de mi género fetiche: el terror, y desde luego os encomiendo a ver Incarnate (2016), con un exorcista poco convencional que exorciza en el subconsciente. Muy lograda, me ha sorprendido. Una idea original dentro del género de posesiones, añadiendo el inexplorado mundo interior del poseído, muy en la estela de Insidious con el mundo astral, que siempre pasamos por alto en situaciones así, y en cambio ofrece un sinfín de fotogramas de estética inigualable, así como un tipo de terror atípico.
Los personajes son fuertes, la acción aparece a raudales y te mantiene en tensión. Lo mejor, claro está, los demonios y la introspección en las mentes. Como punto negativo: es una idea tan buena que limitarla a una sola película es perder su esencia.



Por último, otra adaptación literaria, Before I fall (2017), de la autora superventas Lauren Oliver, cuya novela ha sido reeditada nuevamente en España bajo el título Si no despierto.
Recuerdo leer el libro cuando salió en España, en una primera edición de la mano de SM. Recuerdo leerlo e indignarme por el trato que le daban al bullying, al statuos quo estudiantil, a un final que podría haberse mejorado, pero a fin de cuentas, fue una buena novela. Los bucles temporales me chiflan si están bien llevados y argumentados. Obviamente, cuando se anunció su transformación a largometraje, tenía claro que le echaría un ojo.
Esta adaptación ha sido un tanto mediocre para mi gusto, muy explicada por encima, con prisas y todo sin centrarse demasiado en el acoso escolar de Juliet, ante todo siendo la vida de Sam como la única protagonista, un canto a la amistad más que agridulce donde incluso se deja de simpáticas a las acosadoras. El bucle temporal apenas se palpa y cuesta empatizar con Sam, que es hasta buena persona, cuando en el libro merecía el infierno como las demás. No me ha sabido a nada. 
La estética, la fotografía, el discursito del Carpe Diem, todo a simple vista es bonito, pero no sientes la desesperación del día que se repite para toda la eternidad. Podría estar mejor, mucho mejor.



¿Habéis visto algunas de estas películas? ¿Qué os han parecido?

No hay comentarios :

Publicar un comentario